lunes, 25 de agosto de 2014

Aldabas de Valencia. (Detalles de la ciudad)

Aldaba tradicional de mano sujetando bola.
En este caso el artesano a sustituido la bola, por una naranja.
Fotografía: I. Balenisya 
CIUTAT VELLA
La Seu.

Recuerdo que siendo niña, paseando por la ciudad de la mano de mi abuelo, le pregunté curiosa que era esa pieza de metal que ponían en las puertas. A lo que él me contestó que era una aldaba y acercándose a una puerta hizo sonar una de ellas explicándome su funcionamiento.

Así pues, una aldaba es una pieza de metal abatible que se puede encontrar en las viejas puertas de la ciudad. Servía para llamar golpeando con ella, un timbre de época antigua. Hoy en día es un elemento decorativo señorial, pues fueron sustituidas por los timbres eléctricos. 

Se componen de cuatro partes:

  • La placa, una plancha de chapa con distintas formas y un taladro.
  • El espigón, un espárrago con una anilla en su extremo.
  • El martillo, que es la pieza que golpea.
  • El tas, es la parte que recibe el golpe a llamar.
Se piensa que tienen un simbolismo especial además de estar forjadas en hierro, un material que simboliza el valor y la fuerza. La creencia popular reza que se se pone una herradura - con las puntas mirando hacía arriba para que la suerte no se cayese - sobre la puerta principal de una vivienda nos ofrece protección mágica. Quizás sea el motivo por la forma que tienen algunas aldabas semejantes a herraduras.

En Valencia las podemos encontrar en viejos portalones con variados diseños de formas caprichosas y fantasiosas decoradas con cabezas de león, figuras de ángeles, seres mitológicos, rostros humanos, o simples argollas. Aunque el diseño más repetido es el de la mano sujetando una bola.

Si un día, te entretiene callejeando por Valencia, podrás ir descubriendo los innumerables modelos de aldabas, muchas de ellas piezas de artesanía.  

Mosaico de fotografías de algunas aldabas de Valencia.
fotografía: I. Balensiya.


Con el tiempo el material para hacerlas ha ido cambiando, con el añadido del presupuesto en su adquisición, los hay de hierro fundido, de bronce o latón. Ya que las aldabas mostraban el poder económico, religioso y político del dueño de la casa, según lo elaborada que estaba la pieza. Cuanto más original y trabajada más importante eran los habitantes del edificio. Por eso existen dos antiguos refranes:

«A tal casa, tal aldaba.» eso quería decir que esa casa tenía cierto prestigio y que la pieza lo corroboraba.
« Tener buenas aldabas.» significaba que la familia tenía el respaldo de amigos con mucho poder y privilegios.

Personalmente admiro a los que rehabilitan edificios en la zona de Ciutat Vella y restauran las viejas puertas de madera del edificio conservando los herrajes y la antigua aldaba, continuando con la tradición medieval. Otra de las cosas que me explicó mi abuelo era la razón por la que en muchas puertas están "dobles", unas más altas que otras. Eso era para que el caballero, no tuviera que descabalgar de su montura para llamar. 


Ejemplo de doble aldaba. Calle de Caballeros.
Fotografía: I. Balensiya
Por otro lado también detesto a la gente que sin miramientos le agrada destruir o arranca el metal de la madera, despojando a las puertas de los bellos y antiguos herrajes que un día fueron la muestra artística de la imaginación de los herreros.


Ejemplo de acto de arrancar una aldaba. 

3 comentarios:

  1. Enhorabuena Isabel: por esta iniciativa ala que auguro mucho éxito por la calidad y buen hacer, que estoy seguro dedicaras al blog.
    Gracias por utilizar alguna de mis imágenes para tan digna labor, sabes que puedes contar con mi colaboración siempre que lo necesites y este en mi mano.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, y por cederme alguna de tus fotografías. Espero que tengas razón y pueda seguir escribiendo durante mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Mola el artículo, la verdad es que es original,,
    Que tal si hicieras un estudio sobre las las aldabas de Carcaixent?
    seguro que resultaría muy interesante...

    ResponderEliminar