viernes, 1 de abril de 2022

Valencia visigoda, el origen de la ciudad cristiana. (El Plano de Valencia #2)

Recreación de como debía ser la ciudad en época visigoda.

 

La ciudad de Valencia, en el siglo VI, pasó de estar gobernada por los emperadores romanos a los obispos católicos, siendo el más importante el obispo Justiniano. Este hombre sería el responsable de la construcción de la primera Seo en Valencia, el conjunto episcopal que podemos ver hoy en día, con algunas partes de sus ruinas dentro del Centro Arqueológico de L´Almoina.

Nuestra Valencia se hizo visigoda con la llegada del rey godo Leovigildo, y durante su mandato hizo construir los edificios cristianos más emblemáticos y un centro político. Es de esta época el origen de la Catedral de Valencia, el baptisterio y un mausoleo. Además, de un cementerio rodeando el lugar de martirio de san Vicente Mártir.

Recreación de la vista aérea de como debía ser la ciudad visigoda.

Tomemos el mapa de la ciudad visigoda y centrémonos primeramente en el edificio más grande: la Catedral.

Debido al trabajo arqueológico realizado durante años, se puede saber como era el edificio catedralicio, antes de que los musulmanes la transformaran en una mezquita. Estaba orientada al este, hacía donde sale el sol y se encuentra Jerusalén, como solían hacer con todos los templos medievales. Se hizo levantar, según los gustos del obispo Justiniano en el año 540, muy cerca del lugar donde fue martirizado el santo, pues el lugar se había convertido en tierra sagrada. Media aproximadamente 40 metros de largo por 50 de ancho. Contaba con tres naves y un ábside de una anchura de 12 metros de diámetro, siendo su cabecera poligonal en su cara interna y circular en la exterior.


La primera catedral de Valencia. 

Actualmente, solo se conversan algunos pocos cimientos de dos metros de anchura de los muros de grandes sillares de piedra. Como todas las construcciones visigodas, era de arquitectura muy sólida.

Continuamos, ahora pues, con otro edificio importante que encontramos en el plano: el mausoleo. Construido sobre la antigua Vía Augusta, marcando la ruptura con la trama romana. Ahora, los ciudadanos tenían otra mentalidad, y el pasado de la gloriosa Roma tenía que quedar atrás.

Este mausoleo es conocido como “Cárcel de San Vicente”. Su función era funeraria, aquí se encontró una tumba donde pudo ser enterrado el famoso obispo Justiniano. Sus restos se trasladaron desde la Roqueta a este lugar, para darle un sentido más espiritual al sitio. Actualmente, del edificio sólo quedan unas pocas ruinas; se ven los cimientos en forma de cruz, y algunos muros aún se conservan en pie y en el centro la tumba de Justiniano.

El Baptisterio, estaba al lado del ábside de la Catedral, su forma en cruz era algo extraña. 

El culto a san Vicente Mártir fue el que promovió la construcción del edificio anexo a la Catedral, indicando el lugar donde el santo fue torturado. En la actualidad podemos ver restos de ello dentro del Centro Arqueológico de L´Almoina.

Por último, la necrópolis, la ciudad de los muertos. Las leyes romanas prohibían los cementerios dentro de las ciudades, pero en época visigoda imperaba más el lugar donde había sido ajusticiado el santo, por lo cual se construyó, el primer cementerio cristiano, dentro de las murallas.

Mas tarde, se agrandó el cementerio más hacía el norte, se cambió el tipo de las tumbas, que pasaron de ser individuales, a ser familiares decoradas con grandes piedras talladas con motivos cristianos, mientras en el resto de la España visigoda seguían siendo individuales.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario