jueves, 7 de octubre de 2021

Jaime I y el infinito amor que le tenemos los valencianos.

 


La figura de Jaime I a estado envuelta de leyendas, unas más dispares que otras: Su milagrosa concepción, la serpiente en su cuna o el murciélago que le avisó de la llegada de los musulmanes…

Estas leyendas, puede que tengan un poquito de realidad, pero han hecho engrandecer la historia del monarca, hasta mitificarla. En todos los siglos posteriores se ha tenido muy presente la imagen de este rey de Valencia. Por eso han llegado a nosotros cientos de documentos, grabados, pinturas, esculturas donde aparece reflejado Jaime de Aragón, el rey todoterreno.

Durante la dictadura de Primo de Rivera se tendió a recalcar el carácter “regionalista” de Jaime I, el cual representaban como un creador glorioso, un salvador, pero el sentido fascista del término. Mas tarde durante la instauración de la II República Española, sería tachado de liberal y demócrata, ya que tenía el compromiso histórico de conservar la gran tradición del Conquistador con la nueva conjetura política. “Ningún republicano verdadero sentirá vergüenza de tener un rey como Jaime I” Mas dispar fue la interpretación libre de los vencedores de la guerra, dispuestos a eliminar cualquier residuo regionalista de la figura del rey. Pero eso cuando “A la última conquista debía unírsele la gloria de la primera” El monarca era visto como Jaime El Conquistado, una especie de César hispánico, que tenía una claridad absoluta de la idea unitaria de España.

Fuese la época que fuese. Unos lo han visto como un gran capitán, enfrente de los musulmanes infieles, otros como un conquistador, un colonizador, un legislador, un cruzado y hasta un genocida. Como el autor de una aculturación, de un cambio lingüístico, de la reorganización y creación de un Pueblo.


Jaime fue un precursor, siendo el primer rey que comenzó a tener un registro de documentación expedita por la Concelleria Reial. Un hombre profundamente religioso y cristiano, no un matamoros, sino un precursor del dialogo entre culturas. Guerrero, pero también un hombre de estado, realista y pragmático. Hasta incluso está su imagen como enseña en medio de las discusiones anti-catalanistas que se debaten en nuestra tierra. ¿catalán o valenciano?

Pero por muchas que sean las interpretaciones sobre el Rey, lo que no se puede negar el amor que tenemos los valencianos por Jaime I, considerado desde siempre el punto de origen del proceso de integración de Valencia en la Europa occidental y cristiana. Este amor ha permitido que nadie haya manchado al Rey Conquistador, al contrario, todo los que quisieron ver legitimado su poder han intentado establecer relaciones entre Jaime de Aragón y sus ideologías políticas, por eso la figura del soberano sirvió tanto a la causa de la dictadura de Primo de Rivera, como a la Republica, como al Nacionalismo radical, al Socialismo o al Franquismo.

Este amor por nuestro Rey se refleja en las palabras de Sanchis Guarner. «Los valencianos hemos venerado siempre la memoria de Jaime I. Gracias al Conquistador somos cristianos y occidentales. No musulmanes y orientales, en 1238 Valencia deja de ser islámica y la incorpora a Europa, les dio a los musulmanes una lengua romance, joven, noble y robusta. Nosotros los valencianos actuales, necesitamos proclamarnos, no descendimos de los moros vencidos, sino de los cristianos vencedores. »

Ocho siglos después de que Jaime de Aragón viviese, seguimos homenajeando como merece este rey que buscó un modelo de cultura, para poder llegar a todos los territorios que conquistó. Haciendo entonces del rey Jaime I un ejemplo para todos nosotros llevándolo en la memoria.

Por eso todos los 9 de octubre hacemos un acto en su memoria, se trata de la ofrenda floral al monumento ecuestre que se levantó en su honor.

Una estatua a nuestro Rey Conquistador, que como no pudo ser de otra manera, también está rodeada de algunas anécdotas y leyendas.

Callejero, ya seas valenciano, viajero español o extranjero. Dedícale unos minutos a ir a honrar a Jaime I El Conquistador. Merece la pena ir al monumento, pues no solo es un símbolo patriótico o político, sino también una autentica obra de arte.

Si estás interesado en conocer su historia, clica sobre la imagen y te la narraré con todo lujo de detalles.

 

Estatua ecuestre de Jaime I en el Parterre. 
Escultor Agapito Vallmitjana, 1891


No hay comentarios:

Publicar un comentario