viernes, 30 de julio de 2021

Muñeca de la Cosecha paso a paso.

 

Muñeca de la cosecha con granos y espigas de arroz.
Fotografía: I. Balensiya

Lughnassad o Lammas es una fiesta pagana antigua que celebrara la recogida de la primera cosecha. Cuando se segaba el trigo de los campos. Una de las tradiciones que se tenían en la antigüedad los pueblos paganos era la de hacer una muñeca con espigas de trigo o cebada, en América en cambio se hacen de hojas de maíz. Yo he hecho una adaptación, pues en tierras de Valencia las espigas de arroz son excesivamente frágiles y grandes para poder hacer una con ellas. Hago una muñeca de trapo y la relleno de arroz de la Albufera. 

Se dice que estas muñecas representan el espíritu de la cosecha y se han de guardar hasta que llegue la primavera y es enterrada en campos y jardines para que el cultivo y las plantas crezcan prósperos. 

MATERIALES

- Telas blancas y de color.

- Madeja de lana.

- Arroz para el relleno.

- Hilos para bordar y coser.

- Aguja y alfileres.




                                        Presentación de las telas y los patrones en papel. 

                              

Dibujamos el cuerpo dos veces en la tela. 

                           

      Lo recortamos. 

                          

Bordamos la cara , o la dibujamos.  

                          

                                                    Lo cosemos al revés. 

                           

                            Con cuidado y con ayuda de un palito lo ponemos del derecho. 

                          

                           Con una cucharita vamos rellenando el cuerpo e iremos
                            cosiendo la cabeza, poco a poco según vamos acabando
                             de llenar con arroz.

                          

                           La cantidad de arroz va al gusto, pueden ser mas blanditas
                           o mas duras. A más arroz mas resistencia para ponerla de pie. 

                           

                                Medimos la cabeza de la muñeca, de oreja a oreja.
                           Ese será el ancho del papel, el largo la longitud de la melena. 
                            Enrrollamos la lana en el papel o cartón hasta llegar a la cantidad
                            necesaria. 

                             

                                 Por un extremo vamos cosiendo con cuidado las hebras.
                              Cuando estén todas aseguradas se corta por el extremo
                              inferior. 


                           

                              Ahora de oreja a oreja se cose el pelo por el borde de la
                              costura de la cabeza. 

                             

                                 Lo acomodamos y peinamos con trenzas o recogido.
                               Recortamos alguna hebra si es muy larga. 


                              
                                
                                   Para la falda y la enagua, se hacen dos círculos de tela.
                                Previamente se pueden bordar para decorar. A los círculos
                                se les hace en el medio un corte de la medida de cadera a cadera
                                de la muñeca y se introducen las patitas hasta la cintura y se 
                                asegura con un par de puntadas en cada cadera. 


                             

                                 Para el brial o el delantal. Se usa este patrón. Se hace
                               un mini dobladillo. He decidido hacerlo en hilo rojo 
                               para a parte de asegurar que no se deshilache decorarlo. 

                               

                                   Con cuidado se le pasa por la cabeza a la muñeca.
                                Se acomoda sobre las faldas y se sujeta con un cordón
                                o una cinta. Y ya está. 
Muñeca vestida por delante 

                            

Así queda por detrás. Asomando las enaguas
bajo la colorida falda.

Ahora la podemos colocar en la entrada de casa, o en la terraza o balcón junto a nuestras plantas o dejarla en algún árbol frutal en el jardín para que atraiga el crecimiento de las 
plantas y nuestras cosechas. 

La muñeca entre las plantas.
Fotografía I. Balensiya





























miércoles, 14 de julio de 2021

Los toldos verdes de Valencia ( y de toda España.) (Curiosidades de Valencia#12 )


Los toldos verdes en la capital del Turia 

Estos días de julio estamos pasando una gran ola de calor, y es muy normal salir a los balcones y ventanas y desplegar los toldos para evitar que la fuerte energía del sol penetre en nuestros hogares. Curiosamente estos toldos tienen una particularidad, son de color verde.

Es cierto que existen otros colores, e incluso con franjas, pero en su mayoría abundan los toldos de color verde.

El origen de estos toldos verde botella no proviene de ninguna costumbre ancestral que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, como he comentado en otras ocasiones como las cocinas turquesas y fachadas azules.

Pero lo cierto es que el toldo verde representa un prácticamente como un elemento patrimonial de la arquitectura urbana no solo de Valencia, sino de toda España.

Un arquitecto llamado Pablo Arboleda, tras una larga estancia fuera del país, al regresar a España, único país que tenemos persianas y toldos, se percató de la uniformidad de los colores de los toldos. Este arquitecto intentó encontrar una lógica para esta particularidad cromática, y al no encontrarla tuvo una idea bastante loca, y fue la de crear un grupo de Facebook llamado “Amigos del toldo verde” donde sus miembros publican fotos, hacen comentarios e incluso lo más absurdo de todo es el concurso anual de fotografía del famoso toldo verde. Donde revindican el toldo verde como un símbolo pese a estar comido por el sol.

Su procedencia viene de entre los años 60 y 80, coincidiendo con la primera gran construcción masiva de viviendas en España – alrededor de 400.000 casa nuevas entre 1970 y 1981 – porque la gente del pueblo llegaba a las ciudades.

España es un país donde el sol es bastante fuerte en verano, de ahí surgió que los pisos quisieran bajar la temperatura de la casa con un toldo de color verde, porque otorga más frescor que los naranjas, marrones o azules.

Además, la costumbre es que, si un vecino colocaba un toldo por primera vez en el edificio, todos los demás que quisieran colocar uno, tienen que ponerlo igual que su vecino para mantener la estética de la fachada.

Lo más fascinante del tema, es la durabilidad del toldo, porque 50 años después, te puedes comprar una casa en esos edificios y te obligan a poner el mismo que puso en su origen.

En definitiva, los españoles estamos más unidos por el toldo verde, que por la bandera y los colores políticos. Callejero, ¿y tú toldo, de qué color es?