La Valencia Pagana

Ficus de la Alameda al atardecer en el día de Beltane
Fotografía: Isabel Balensiya. 


EL PAGANISMO

Actualmente, los valencianos vivimos en una época en que las creencias religiosas no están a la orden del día, son muchos los que se consideran ateo.  Por otro lado están los valencianos religiosos – incluyendo también a los musulmanes, judíos y orientales – estos ciudadanos, que en su mayoría profesan la fe cristiana, son menospreciados o criticados por los ateos llamándolos beatos… entre otros calificativos peyorativos. Incluso se ríen de los valencianos que acuden a las iglesias y actos religiosos como el Corpus Christi, el polémico Te Deum del 9 de Octubre, o  al vernos emocionarnos mientras lanzamos pétalos de rosas al paso de la Mare de Déu dels Desamparats.


Pero también, existe otro colectivo valenciano, que ni es ateo, ni tampoco practicante de una religión de libro, es un grupo menos nombrado, incluso se diría que un poco ignorado, se trata de los valencianos paganos.

Nigromante practicando sus artes.
Callejero ,seguro que al leer este calificativo ha venido a tu mente, la imagen de una mujer vestida de negro, al estilo gótico con un tetragramaton colgado del cuello, haciendo prácticas de brujería o satanismo con copas llenas de extraños líquidos y rodeada de velas… ¡pero eso no es ser pagano! Eso es tan solo un individuo que juega a ser nigromante.

Si consultamos el diccionario, el término viene referido de la siguiente manera:

Pagano: del latín paganus, que significa «habitante de campo», «rústico» o de pagus, «aldea ».

Este término surgió en el siglo IV, cuando el emperador Constantino I convirtió el cristianismo en la religión oficial del Estado, y por supuesto de la ciudad de Roma, con lo que todos los ciudadanos romanos podían ser cristianos. Pero esta “nueva religión” tardaría en llegar hasta los lugares menos poblados y alejados de las grandes ciudades, zonas de campo donde habían aldeas que eran llamadas en latín pagus, donde vivían paganus. (Sería más o menos traducido a que en el “pueblo”, viven “pueblerinos”.)

Los romanos urbanos denominarían con el nombre de paganus, a las personas que seguían con la antigua religión romana – Júpiter, Hera, Marte… - y a los que desconocían la creencia de un Dios único. Por lo tanto quien era nombrado de esta forma, venía a significar que seguía la religión pueblerina, practicando ritos rústicos a la adoración solar, o relacionados con el crecimiento de las cosechas o la fertilidad de sus animales.

Pintura medieval de campesinos trabajando sus campos bajo un gran sol. 

Libro de plantas medicinales.
Con el tiempo, este término se deformó, dándole el significado de Hombre sin Dios y denominando de esta manera a todas estas personas con prácticas politeístas, o que no siguen el cristianismo. Finalmente, ya adentrado el medievo y consolidada la institución de la Iglesia, se llamó pagano a quien practicaba la brujería, en su mayoría mujeres curanderas, expertas en remedios medicinales a base de extractos naturales y hierbas, muchas ocasiones descendientes esos paganus habitantes del campo, que recurrían a la Naturaleza para encontrar el remedio a sus males, porque para el hombre del campo, lo más importante es la Naturaleza.



Sabiendo de donde procede la palabra: pagano, es momento de saber que significa realmente el hecho de ser pagano.

Ser pagano, tan solo consiste en reconocer la Naturaleza, como lo más sagrado, pues ella es nuestro templo donde habitan nuestras deidades,es aceptar que estamos conectados con ella y honrarla con nuestros cuidados y rezarle a la luna y cantar bajo el sol.  
También, sentirnos conectados con la tierra y celebrar los ciclos de la Naturaleza que se corresponden a su vez con las etapas de la vida y sentirnos todos hermanos.
Pero sobretodo, es reunirnos con nuestra familia, y aprender de nuestros mayores, transmitirnos la sabiduría de generación en generación, entregando el poder del conocimiento y del amor, alcanzado así, la libertad de nuestras almas.



Estimado callejero, si tú te has sentido identificado con todo esto, o con alguno de estos puntos, solamente decirte que hay algo de pagano en tu interior. Como ves no tiene que ver con la “brujería infernal”  el calificarse de pagano, solamente es el culto a la Naturaleza y el respeto por tus ancestros.


¿Pero cuando surgió el paganismo?

Su origen se pierde literalmente en la noche de los tiempos, ya existía en la Edad de Piedra, cuando se rendía culto a la fertilidad y a los dioses de la caza. A comienzos de la Edad del Bronce, apareció la escritura y comenzó a registrarse los eventos y costumbres religiosas. En esta época es cuando comienza el culto solar.


Venus paleolítica.
Antigua representación divina de la fertilidad. 

Representación del Dios Astado y la Diosa Madre,
derivados del culto a la caza y la fertilidad.


En la Edad del Hierro, llegaron los pueblos celtas y estos impusieron sus cultos, llenos de héroes divinizados junto a un sinfín de dioses y diosas como Thor o Freya, entre otras divinidades relacionadas con la fertilidad, la agricultura, la caza… comenzando a pensar que la Tierra es un organismo vivo, que existe una fuerza que mueve la Vida, es el espíritu de Gaia. Apareciendo así, una de las primera religiones comunes que se extendió por gran parte de Europa.


Ya en el siglo I a.C, los romanos se extienden por Europa, y con ellos se introducen el culto a unos dioses de origen griego que han adaptado a su cultura y estipulando estas prácticas religiosas por todas las provincias del Imperio Romano.

Tras la muerte de Cristo, surgiría un nuevo colectivo religioso: los cristianos. Una nueva religión que sería perseguida por los romanos, hasta la llegada del emperador Constantino el Grande que declaró oficialmente el culto cristiano como el oficial del Estado. Cabe decir que esta religión tuvo buena acogida por los legionarios, que se encontraban dispersados por el Imperio, pues el cristianismo les aseguraba una vida dichosa después de la muerte, cuando su religión antigua no lo hacía. A la vuelta a sus hogares introdujeron este culto a sus familias. También llegaba a las casas romanas, a través de los esclavos, la mayoría de nacionalidad israelita.

La eliminación del paganismo  no se produjo en unos pocos años, pues eran muchos los territorios alejados de las capitales de provincia, y la gente del campo era reacia a abandonar los cultos de sus dioses agrícolas por miedo  a las pérdidas. Es entonces cuando los cultos paganos se fueron  modificando para introducir el cristianismo, cambiando nombres o adaptando fechas como el bien conocido caso de la festividad del Sol Invictus por Navidad, el nacimiento de Cristo, luz del mundo.  O en el caso del pueblo Celta que alegremente aceptaron a Jesús, porque al igual que Odín, fue también colgado de un madero y ritualmente murió por los pecados de los hombres, reconociendo en Cristo el sacrificio de un rey divino que murió para fertilizar la tierra con su sangre. También aceptaron a la Virgen María como una versión de la Gran Diosa Madre.

El Ángelus
Jean-François Millet, 1857-1859

Los siglos posteriores serían marcados por las prácticas religiosas por toda Europa. A partir de la Conquista de América, los misioneros llevarían el cristianismo al Nuevo Mundo, otros incluso lo llevarían a Oriente, como San Francisco Javier a tierras niponas, pero con el paso del tiempo llegaríamos al siglo XX, donde la religión se quedó insuficiente para las preguntas y soluciones a los problemas de la gente, donde imperaba la creencia en la Ciencia y en la política.

Estas búsquedas científicas derivarían a las ciencias ocultas, al esoterismo, a las prácticas de cartomancia con barajas de Tarot… todo esto haría de nuevo resuguir ese pasado místico y confundiría de nuevo el término de brujería con paganismo.





Finalmente ya en pleno siglo XXI, cuando la Ciencia ya ha dotado al hombre de respuestas prácticas y soluciones médicas, y contempla de forma más abierta y libre la realidad, ha vuelto la vista al ámbito de la espiritualidad, encontrando en la Naturaleza, en el paganismo las preguntas que formula su alma.

Callejero, si eres un cristiano practicante y lo que buscas es el origen de esas festividades cristianas que sueles acudir, si sientes curiosidad de esos cambios de deidades paganas por santos cristianos, o bien te sientes neo-pagano y te atrae el tema de las prácticas paganas, en esta sección iras encontrando artículos, sobre la Valencia pagana: los dioses a los que se rendía culto en época romana. También de fiestas religiosas cuyo origen tienen un carácter pagano y se fueron adaptando, o simplemente costumbres paganas que aún perduran en la inconsciencia de los valencianos y se siguen practicando por tradición cultural.

También te enseñare a hacer pequeños rituales paganos para celebrar los cambios de estación y honrar a la Naturaleza.

Fotografía: Isabel Balensiya

 Que el Camino salga a tú encuentro.
Que el viento esté siempre detrás de ti
y la lluvia caiga suave sobre tus campos,
y hasta que nos volvamos a encontrar,
que Dios te sostenga suavemente
en la palma de su mano.

 -Bendición Celta- 


ARTÍCULOS RELACIONADOS CON EL TEMA




  • De dioses y diosas a santos y vírgenes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario