BALANSIYA


Amigos ¿Qué tiene el desierto
que se ha impregnado de perfume?
¿Qué tienen las cabezas de los jinetes
que caen desfallecidas como ebrias?
¿Se ha desmenuzado el almizcle
en el camino del céfiro
o alguien ha pronunciado el nombre de Balansiya?

(***)

Balansiya es esa esmeralda
por donde corre un río de perlas.
Es una novia cuya belleza
Alá ha creado para darle luego
la juventud eterna.

En Balansiya es constante el fulgor de la mañana
pues el sol juega con el mar y la Albufera.
Aunque la mano de la separación
haya extendido entre nosotros
distancias que el viajero tarda un mes en recorrer
Balansiya sigue siendo la perla blanca 
que me alumbra por donde quiera que vaya. 


Ar-Rusafí compuso este poema en el siglo XIII, cuando la ciudad de Valencia cayó en manos de Jaime I y dejó de ser islámica. Los versos de este poeta andalusí valenciano no se quedan cortos, pues nuestra ciudad árabe fue llamada la Perla del Al- Andalus por su increíble belleza. Un lugar paradisiaco como bien le dijo Blasco de Alagón a Jaime I: "...puedo deciros que no hay en toda la tierra, mejor ni más hermoso lugar... de modo que si os favorece Dios en esta conquista, podréis decir que habéis ganado la mejor tierra del mundo. "

Balansiya era una paraíso verde, como la esmeralda. Sus huertas colmadas de vegetales, su Albufera y sus arrozales... Una bella perla, pues sus murallas islámicas relucían de piedra blanca, los mejores muros jamás construidos. Un puerto fastuosos con un increíble comercio. Sabiduría, poesía, ciencias, música, arte... Todo esto se podría encontrar en la medina de Balansiya, también llamada en Madinat al- Turab. Una ciudad construida en una isla fluvial, protegido por un Guadalaviar, turquesa brillante que atraía los ojos de todos los viajeros que llegaban hasta aquí. 



ARTÍCULOS SOBRE ESTE TEMA