domingo, 31 de julio de 2022

La Jacaranda de Viveros... In Memoriam a mi abuela.

La Jacaranda del Jardín de Viveros.

PLA DEL REAL

Exposición

Callejeros desde hace muchos años que os estoy relatando historias de los árboles extraordinarios de la ciudad. He ido a hacer fotos de muchos de ellos, y los he mostrado con gusto todos y cada uno de ellos. Pero durante este tiempo he estado sin mostraros uno de ellos: la jacaranda de Viveros. No quería que llegara el día que me tocara hablar de este árbol, pero por desgracia ha llegado. Y digo por desgracia, no porque me desgrade hablar de este árbol, sino lo que este representa para mí; el árbol favorito de mi abuela. 

Mi abuela a finales de los 80 con la Jacaranda.

Mi abuela siempre gustosa por las plantas, las flores y sobre todo los árboles me ha enseñado desde pequeña a cuidar de las plantas, a saber cuando es el momento oportuno para trasplantarlas, regarlas... En fin todo lo que se necesita saber sobre la jardinería. Porque fue miembro de la Escuela de Jardinería de Valencia, y también de la Asociación Valenciana del  Bonsai. 

En un congreso de Bonsai en 1986,
junto al famado bonsaista japonés: Yoshio Naka.

En una exposición de ikebana y bonsai en 1987.

Recuerdo cuando era pequeña, cuando ellos vivían en la calle Turia que íbamos al Jardín Botánico a ver los árboles, hacer fotos, recoger hojas y semillas del suelo y me explicaba el nombre de cada planta, de cada árbol y a la salida del Jardín y al pasar por la tienda de Flores Lliso, siempre teníamos que entrar para que me comprar una pequeña macecita, que luego cuidaba en la ventana de mi habitación en casa de mis abuelos. 

Con el tiempo mis abuelos se mudaron de Valencia a la tranquilidad de un pueblo, allí en el huerto de la casa, mi abuela cultivaba rosas de varios tipos, árboles frutales, y un sin fin de plantas que cuidaba con esmero y yo le ayudaba aprendiendo y gustándome el mundo de la jardinería. 

Mi abuela junto a su rosal favorito.

Pero la imagen de ver a mi abuela por el jardín de su casa, se ha acabado... Esta madrugada del 31 de julio de 2022. La Horrible Majestad de negro manto y descarnadas manos, fue a visitarla mientras ella dormía, para invitarla a formar parte de su fúnebre corte. Mi abuela, con sus 96 años se marchó con la Dama de la Sonrisa Eterna. Mañana su cuerpo será parte del Huerto de los Huesos, donde reposará para toda la eternidad. 

A todos vosotros, os ruego una oración por su alma.
Yaya... descansa en paz. 


Todas las entradas de los árboles extraordinarios de Valencia, se las dedico a mi abuela, quien me enseño la afición por la jardinería, y el gusto por los árboles contándome las historias y nombres de todos ellos junto el de las flores. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario