martes, 28 de junio de 2022

El Dios de los Árboles de Valencia (#Esencias de Valencia )

28 de junio, día de los árboles. 170 años plantado. 


Desde la noche de los tiempos que los árboles han representado el Ciclo de la Vida. Un tema que se recoge en muchas culturas a lo largo y ancho del planeta Tierra. 


Desde muy antiguo los pueblos han sabido venerarlo con esmero, llenándolos de leyendas, magia y poderes sobrenaturales y medicinales. En ocasiones tomándolos como emblema para representar nobles apellidos o nombres de aldeas. 

Los árboles son nuestros grandes protectores, nos dan oxígeno limpiando el aire que respiramos, nos dan frescos en verano, sombra cuando hay sol, frutos cuando hay hambre, flores para alegrarnos la primavera y se sacrifican por nosotros para darnos luz y calor al quemarlos y papel para escribir sus memorias, mientras estamos ante un escritorio, sentados en una silla y bajo techos construidos con sus maderas. 

Los árboles son esos padres amorosos y sacrificados que lo dan todo por proteger a sus hijos, hasta su propia vida. Un pensamiento que hoy en día, con las prisas de esta sociedad motorizada e industrializada llena de plásticos y materiales sintéticos, no nos paramos a pensar, salvo unos pocos que vamos aún caminando y tenemos tiempo para sentarnos bajo la sombra de los árboles para meditar sobre la vida. 

Los árboles nos han dado la vida, y muchos fueron sacrificados para que hoy en día seamos lo que somos y hayamos evolucionado, pero por desgracia los estamos olvidando.  

Existen árboles muy famosos en la historia como es el Árbol de la Vida, también conocido como "el Árbol Cósmico", que representa la creación y la ubicación de los mundos. Está estructurado en tres nivelas: las ramas el cielo, donde habitan los dioses y están los frutos de los cuales salen las semillas y surge la vida que solo las deidades pueden otorgar. 

Después el tronco, el centro, dónde vive el Hombre, que solo tiene una misión: cual hormiga debe recorrer la corteza del árbol divino, hacía arriba en busca de la espiritualidad, o hacia abajo buscando la perdición. 

Por último, las raíces que se adentran en la tierra, representa el mundo subterráneo, el mundo de los muertos. Dónde el árbol se alimenta de la sustancia de aquellos que ya quedaron atrás para poder crecer y dar frutos para una nueva vida. 

Estos preceptos son los que marcan, la llamada "Religión del Árbol"






Otro ejemplar en la mitología es el Árbol de las Hespérides de Grecia, que estaba custodiado por fieros monstruos impidiendo a los hombres comer los frutos portadores de la vida eterna. Una explicación divina al hecho de porque hay especies de árboles que pueden vivir cientos de años, pareciendo a los ojos del humano, inmortales. Por lo tanto, divinos.

También tenemos el Árbol del Conocimiento, dando constancia de la importancia de lo espiritual sobre lo material. Símbolo central en las religiones monoteístas judeocristianas donde se dice que se trataba de un manzano de apetitosas y tentadoras frutas, que hizo que pecaran Adán y Eva después de comer su fruto prohibido, ambos fueron expulsados del Paraíso. Conociendo así la dualidad del Bien y el Mal, la moral limpia, el pecado de la sexualidad y el pudor de la desnudez que durante siglos ha estado en la conciencia de las personas.

En los pueblos celtas los árboles eran sagrados, cada uno de ellos tenía unas cualidades: Pino, inmortalidad y prosperidad, el Cedro purificación y espiritualidad, la Sabina vida y protección, Roble fuerza y valor, la Acacia amor y belleza, la Higuera iluminación y adivinación, el Manzano sabiduría y meditación, el Olivo victoria y paz, el Olmo riqueza y negocios, el Castaño malas energías y viajes, el Álamo muerte y resurrección y por último el naranjo suerte y salud.

De todos ellos el mas sagrado de todos era el roble, pues otorgaba la fuerza y valor para enfrentarse a todo. Para Roma también era un árbol sagrado pues con su madera era la única que podía alimentar el fuego de las vestales. En cambio, para los griegos fue el olivo, pues de su fruto salía el aceite que servía para preparar alimentos, para alumbrarse y sanar el cuerpo con masajes. No es de extrañar que fuera el árbol de la diosa Atenea, la protectora de Grecia que curiosamente era representada en una lechuza, esa ave nocturna que suele dormir en las oquedades de las oliveras.

Otro árbol divino sería el caso del Laurel, en el cual Zeus convirtió a su hija Dafne tras ser perseguida por Apolo para así salvaguardarla. Es por eso que las hojas del Laurel nunca se pudren, solo se secan y se conservan, porque es el cuerpo de la hija de uno de los dioses más poderosos del Mediterráneo.

En Egipto el árbol divino sería el Sicomoro, pues con su resina se obtenía el apreciado bálsamo para momificar a las momias. Mientras si vamos hacía el oriente encontramos los poderosos ficus, donde Buda se sentó para descansar y meditar, y que ahora con sus fuertes raíces engullen templos abandonados y en ruinas por toda la India.

Es precisamente uno de esos ficus macrophylla de majestuoso tamaño que fue traído a Valencia, para ser plantado en el Parterre, es el enorme ficus la sombra de la historia como lo llamé una vez.

Un árbol que siempre ha cautivado la mirada de muchos y que invita a ser contemplado con devoción y respeto cada vez que pasas por su lado, observado como cada año que pasa, sus poderosas raíces van levantado un centímetro mas del suelo, unas grietas mas profundas en el banco y la balaustrada de piedra, la reja mas torcida. Es el poder de ese grandioso árbol que bajo sus ramas se respira la espiritualidad en pleno centro neurálgico de la ciudad de Valencia. De entre todos los árboles que poseemos en nuestras calles es este sin duda alguna, el dios de todo ellos. Contempladlo con calma y veréis que no necesita ser el más alto, ni el más grueso, ni el mas longevo de todos. Simplemente es perfecto. Un ficus, una deidad vegetal que impone a todo nosotros y ha sobrevivido a todas las inclemencias del tiempo y de la historia desde 1852

No hay comentarios:

Publicar un comentario