viernes, 1 de abril de 2022

Valencia visigoda, el origen de la ciudad cristiana. (El Plano de Valencia #2)

Recreación de como debía ser la ciudad en época visigoda.

 

La ciudad de Valencia, en el siglo VI, pasó de estar gobernada por los emperadores romanos a los obispos católicos, siendo el más importante el obispo Justiniano. Este hombre sería el responsable de la construcción de la primera Seo en Valencia, el conjunto episcopal que podemos ver hoy en día, con algunas partes de sus ruinas dentro del Centro Arqueológico de L´Almoina.

Nuestra Valencia se hizo visigoda con la llegada del rey godo Leovigildo, y durante su mandato hizo construir los edificios cristianos más emblemáticos y un centro político. Es de esta época el origen de la Catedral de Valencia, el baptisterio y un mausoleo. Además, de un cementerio rodeando el lugar de martirio de san Vicente Mártir.

Recreación de la vista aérea de como debía ser la ciudad visigoda.

Tomemos el mapa de la ciudad visigoda y centrémonos primeramente en el edificio más grande: la Catedral.

Debido al trabajo arqueológico realizado durante años, se puede saber como era el edificio catedralicio, antes de que los musulmanes la transformaran en una mezquita. Estaba orientada al este, hacía donde sale el sol y se encuentra Jerusalén, como solían hacer con todos los templos medievales. Se hizo levantar, según los gustos del obispo Justiniano en el año 540, muy cerca del lugar donde fue martirizado el santo, pues el lugar se había convertido en tierra sagrada. Media aproximadamente 40 metros de largo por 50 de ancho. Contaba con tres naves y un ábside de una anchura de 12 metros de diámetro, siendo su cabecera poligonal en su cara interna y circular en la exterior.


La primera catedral de Valencia. 

Actualmente, solo se conversan algunos pocos cimientos de dos metros de anchura de los muros de grandes sillares de piedra. Como todas las construcciones visigodas, era de arquitectura muy sólida.

Continuamos, ahora pues, con otro edificio importante que encontramos en el plano: el mausoleo. Construido sobre la antigua Vía Augusta, marcando la ruptura con la trama romana. Ahora, los ciudadanos tenían otra mentalidad, y el pasado de la gloriosa Roma tenía que quedar atrás.

Este mausoleo es conocido como “Cárcel de San Vicente”. Su función era funeraria, aquí se encontró una tumba donde pudo ser enterrado el famoso obispo Justiniano. Sus restos se trasladaron desde la Roqueta a este lugar, para darle un sentido más espiritual al sitio. Actualmente, del edificio sólo quedan unas pocas ruinas; se ven los cimientos en forma de cruz, y algunos muros aún se conservan en pie y en el centro la tumba de Justiniano.

El Baptisterio, estaba al lado del ábside de la Catedral, su forma en cruz era algo extraña. 

El culto a san Vicente Mártir fue el que promovió la construcción del edificio anexo a la Catedral, indicando el lugar donde el santo fue torturado. En la actualidad podemos ver restos de ello dentro del Centro Arqueológico de L´Almoina.

Por último, la necrópolis, la ciudad de los muertos. Las leyes romanas prohibían los cementerios dentro de las ciudades, pero en época visigoda imperaba más el lugar donde había sido ajusticiado el santo, por lo cual se construyó, el primer cementerio cristiano, dentro de las murallas.

Mas tarde, se agrandó el cementerio más hacía el norte, se cambió el tipo de las tumbas, que pasaron de ser individuales, a ser familiares decoradas con grandes piedras talladas con motivos cristianos, mientras en el resto de la España visigoda seguían siendo individuales.

 


miércoles, 2 de marzo de 2022

La Catedral de los Sentidos (Esencias de Valencia#8)

Arquitectura modernista del Mercado Central de Valencia. 

 
Las pesadas puertas de hierro se abren cual flores, al recibir la caricia matutina del sol. El mismo sol que se cuela a través de las vidrieras de colores, policromando el suelo con raudales de luz de diferentes matices. 

Las escaleras de piedra que dan entrada están desgastadas por el uso y el paso del tiempo, como los huesos de los octogenarios ancianos que acuden todas las mañanas. 

Vidrieras y vigas de metal del mercado. 

La Catedral de los Sentidos despierta despacio estirando sus añejas vigas, tan antiguas como sus fieles parroquianos. 

Coronando el cimborrio la Cotorra brilla con esplendor al igual que su leyenda. ¡Cuántos padres por amor a sus hijos han recurrido a ella! Por la promesa de un huevo de oro muchos niños quedaban huérfanos, a su destino abandonados. 


La famosa Cotorra del Mercado Central

(Cómo abandonaban a los niños a su suerte. Extracto de video de la película "Arroz y Tartana" )



Aquello quedó en el pasado, ahora el Arcángel custodio de los pobres es un reclamo para los eclesiásticos de la huerta que acuden todas las mañanas acompañados por monaguillos de albas rojas de tirantes, ayudándoles a colocar los objetos de su sermón del día sobre el altar. 

                         

Vendedores de hortalizas con el característico delantal rojo. 

Los feligreses comienzan a entrar en el Templo de los Sabores, habitantes de Babel, hablan todos los acentos y recorren las cuatro naves de peregrinación, como hormigas afanosas de aprovisionarse de alimentos. 

A las doce, con el Ángelus, comienza la misa, el acto sacramental de sermonear con las oraciones a los fieles que cada uno atiende a los pasajes que incitan sus sentidos. 

Los Apóstoles de la Malvarrosa son los primeros en llegar portando con ellos sus redes de pescadores llenas de plata viva y joyas marinas. 

Pescado siempre fresco que podemos encontrar.

José de Arimatea comercia con la Sangre de Cristo, ofreciendo un Santo Grial a un anciano Nicodemo quien acepta gustoso para celebrar su cena ¡Dios sabe si será la Última! 

También hay Vino de Canaán, mezcla de agua y néctar de uva, que en tinaja de cartón hace para jóvenes y pobres de una reunión callejera, una fiesta vagabunda. 

El puesto de vinos, donde podemos encontrar cualquier bodega.

Continuando con la peregrinación podemos encontrarnos la artesanía divina de un Dios alfarero que nos ofrece distintas razas de pucheros. No muy lejos le acompaña una virgen rodeada de flores y plantas aromáticas. 

El puesto de alfarería, cazuelas y botijos por doquier.


El Especiero, donde encontrarás todo tipo de especias y plantas medicinales.


Siguiendo la ruta catedralicia cambiamos de capilla, donde el Buen Pastor nos muestra su Cordero Místico, junto a la Sodoma y Gomorra, orgía de cuerpos desnudos: machos y hembras se encuentran de tal forma que solo la meretriz sabe a quién pertenece cada miembro. 

Nos ofrecen siempre buenas carnes.
                 

Hasta lechones enteros podemos comprar

Los jamones las reliquias del cerdo. 
                   

Todo peregrino que se aprecie, su misión es visitar el relicario donde las solemnes momias de faraones porcinos, envueltas en vendajes de rejillas, cuelgan de las esquinas. 

De la zona de Nazaret, el maestro panadero, parte y reparte el pan nuestro de cada día, predicando un Nuevo Testamento, calmando el hambre del más humilde siervo. 

El Sagrario de Azúcar atrae las miradas curiosas de los infantes que esperan ansiosos la llegada del sacerdote que les haga comulgar con una hostia roja y empalada, mientras sus padres observan a la tentativa Magdalena, insinuando sus curvas melosas, incitándoles a caer en el segundo Pecado Capital, para luego tener remordimientos de culpa que no se absuelven al confesarse con Don Báscula. 

Puesto de golosinas y caramelos

La tentativa y melosa madalena que nos tentará para merendar.

En este templo también hay lugar para Lucifer que amontona sobre su altar, escorpiones, gusanos y langostas, predilectos protagonistas de las más crueles plagas de Egipto, a la espera de ser llamadas para una exótica venganza culinaria. 


Tiburones disecados

Tiburones y pulpos disecados junto a cartelería en japonés.


Satán incita a degustar sus pegados a las mujeres enlutadas que a su paso niegan con la cabeza y se santiguan corriendo. 

A la salida, cual catedral que se aprecie, aparecen los mendigos ciegos de la suerte, que a cambio de unas limosnas, nos ofrecen una estampa de esperanza económica. 


Así es la Catedral de los Sentidos, así es nuestro Mercado Central. 


 

lunes, 3 de enero de 2022

Fuente Cuadrada de la Rocalla (Fuentes de Valencia#20 )

La fuente del parque de Benimámet
Fotografía: I. Balensiya.

                      


BENIMÀMET
Zona de Camales

Callejero esta mañana nublada de enero emprendemos nuestro caminar, esta vez comenzamos por el Parque de Camales, concretamente en ese rumor de aguas que llegan a nuestros oídos.

Cubiertos por las ramas de los árboles avanzamos por el sendero de tierra, hasta el corazón del parque, una plaza de forma elíptica donde en su centro, latiendo en fresca agua, encontramos la fuente Cuadrada de Rocalla.

Panorámica de la plaza donde se ubica.
Fotografía: I. Balensiya.

Esta fuente de gran tamaño para no ser catalogada como monumental, es una fuente de ornamental de jardín, diseñada en 2008 por Camilo Grau Carretero.

Su estructura es simple, en su centro se alza una pequeña construcción de obra de bordes redondeados, y anillados. En las esquinas apenas unos pocos centímetros más alto, se alzan unos ángulos invertidos.

El tazón que recoge las aguas, es cuadrado también de recubierto de placas de piedra crema y borde de piedra gris.

En cuanto al sistema de surtidores, podemos ver que tiene uno central encima del cuerpo de obra, y cuatro protegidos con esos ángulos invertidos. Los surtidores van alternándose a agua a chorro o a modo pulverizada. Por otro lado, del cuerpo central, por los bordes redondeados y anillados cae, cual catarata el agua que rebosa del surtidor del centro.

Detalle del cuerpo principal de la fuente
Fotografía: I. Balensiya.

Finalmente, a los pies del tazón y rodeado toda la fuente cuadrada, una banda de piedra rocalla en modo decorativo rústico.