domingo, 5 de abril de 2020

¿Volveremos a tener agua ?



Plano original del Plan Sur.
Fotografía: Kike Taberner. 



Unos meses después de que me aventurara a bajar al cauce nuevo del denominado Plan Sur, para hacer un reportaje para contar su historia. Comenzó al principio como un rumor que a los meses se reafirmó como un futuro plan para la ciudad de Valencia: Recuperar el cauce del Plan Sur. 

¿Cómo que recuperarlo? pues dicho cauce no ha sido invadido por nadie - salvo por la vegetación - ni tampoco ha pasado a manos de otros que no fueran valencianos. ¿ Así que recuperarlo en qué sentido? 

60 años del mortífero desbordamiento del Turia | Blog Diario de ...
Visión del cauce del Turia nuevo. 

Se trata del cauce de un río, lleno de "piedra gorda" como dijeron los obreros en su día. Para poder conducir las avenidas del Turia, en caso de que ocurriera una catástrofe natural como la de 1957 de forma que pudiéramos salvaguardar la ciudad de Valencia de un peligro como el acontecido en aquella época. Que cierto es que fueron grandes los daños, pero no comparemos los daños que pudo haber en la década de los años 50 a los que podría haber hoy en día. Pensemos en tenemos la red de MetroValencia, y algunas de sus paradas se encuentran en puntos que el agua hasta llego a los 5 metros, sin contar la de la Alameda. Convirtiéndose la red ferroviaria subterránea en una grandiosa alcantarilla "de diseño". 

Noviembre de 2020, las fuertes lluvias hacen que el Turia se inunde.
La estación de metro de la Alameda cerrada por inundación.

Al viejo Turia lo «jubilamos» de sus funciones y convertimos su lecho en un enorme parque, el Central Park de Valencia, pues cruza 10 kilómetros de la ciudad. Lo sustituimos con una versión moderna y preparada para asumir cualquier consecuencia. Otorgándole una mayor capacidad de cubicaje. Unos pretiles oblicuos resistentes a la presión del flujo. Una obra de la ingeniaría faraónica en aquella época. 

Mientras se construyó los valencianos entre 1963 y 1985 pagaron el puente a base de sellos. Sí, los valencianos con orgullo pueden decir a sus hijos y nietos que pagaron un río asombrosamente grande con pequeños sellos de correos. Puede parecer un relato del género del realismo mágico, de esos que se caracterizaban por incluir elementos fantásticos en la historia, contando la realidad de lo acontecido a través de lo mágico que hay en ella. Así es como se forjó la leyenda de los sellos del Plan Sur, que consistía que los habitantes de Valencia añadían en sus cartas de papel, un pequeño sello adicional de 25 céntimos de peseta, durante 22 años. Y así pagaron un río, a plazos como quien compra un televisor en una tienda, pagando a poquitos. 

Colección de Sellos del Plan Sur que podemos encontrar
 en casa de nuestros abuelos o padres.


Tal vez hoy la juventud no haga caso de la historia, pero a los niños de antes tal vez alucinarían de ello. Ahora estos niños ya crecidos dudan en que puedan ver el agua fluyendo por ese río, y que haya pequeñas embarcaciones navegando por ellos, o a sus propios hijos o amigos practicando runnig por donde ahora hay enormes y escarpadas rocas. 

Esto de "recuperar" el cauce del nuevo Turia es un proyecto que ha sacado a la luz el Ayuntamiento de Valencia. Buscando crear un espacio público. 

Un espacio público. ¿acaso no hay otros lugares para hacer parques? En Valencia ya hay muchos, aunque como dice un amigo mío. Aún no hay los suficientes. Pero digo yo, ¿no sería mejor crear pequeños oasis entre los edificios?


vista del rio turia
Final del Plan Sur con el mar.

Lo único que a mi opinión estaría interesante, sería si se excavara lo suficiente para bajar el nivel de la tierra y hacer que el mar pudiera adentrarse bastantes kilómetros arriba. Tal vez ahí se podría realizar regatas fluviales.  

Dejando las quimeras a un lado. Sabemos que este proyecto no lo vamos a pagar a base de sellos de correos - más que nada que hoy en día no mandamos cartas - o en su versión moderna, darle like a una publicación, y a cuantos más seguidores más presupuesto. 

Todo proyecto tienes sus pros y sus contras. Y sobre el papel todo queda muy bonito, porque la imaginación es libre y la mano se suelta. Pero a la hora de traspasar eso a la realidad. Vemos que «1 centímetro en el plano, son 1000 metros en la realidad.»

Pero como dicen en oriente: Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa. Porque Valencia tiene varios proyectos ya empezados: La continuación de Blasco Ibáñez, la línea 10 del metro, el nuevo Mestalla, la 2ª fase del Parque Central, la ampliación del botánico - un tema con el que convivo toda mi vida, pues mis abuelos me criaron allí y recuerdo las pintadas y carteles del solar de los Jesuitas- Entre otras minucias que están por hilvanar aún. Todo ello por proyectos que para gusto o no de los valencianos se están haciendo, cuando estos otros tienen un poco más de prioridad, o por lo menos de antigüedad de proyecto. 

Planes que se alargan en el tiempo, que de vez en cuando se dejan ver con un «muy pronto» «Próximamente» como si fuera un programa de televisión. 

Mientras guardo entre las páginas de un libro unos sellos, tal vez en un futuro los hallen mis hijos y me pregunten curiosos, que son esos trocitos de papel Y yo poderles decir que forman parte de una leyenda que construyeron sus abuelos y bisabuelos: Que con esos trocitos de papel pagaron un río. El río al que vais a jugar los fines de semana.

Ellos seguramente me mirarán alucinados, tal vez no se lo crean. ¿No son acaso eso los mitos? Historias reales que se hacen increíbles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario