lunes, 8 de octubre de 2018

LA REAL SENYERA DE VALENCIA: su restauración y restitución (Esencias de Valencia#8)


La antigua Real Senyera, actualmente en el Ayuntamiento de Valencia. 

En capítulos anteriores sobre la historia de cómo surgió nuestra Real Senyera, ya se habló de cómo se confeccionó, ahora es el turno de saber qué pasó con esa bandera muchos años después. 

Era el año 1925 y la Real Senyera salía de viaje a Madrid, para asistir a una gran concentración de municipios para mostrar su fidelidad al rey Alfonso XIII. Un evento organizado por el alcalde de Madrid, el conde Vallellano. 

A la llegada de la Real Senyera a Madrid, el Directorio Militar le rindió honores reales, de acuerdo a su rango. Como anécdota hay que relatar que nuestra Real Senyera viajó hacia la capital en ferrocarril, en un coche especialmente habilitado para transportarla sin inclinarla, para que viajara con dignidad. A su llegada a la estación de Atocha, fue recibida por los valencianos que residían en Madrid, contentos por tener su ilustre bandera, allí, con ellos. 

Durante la procesión fue escoltada por un grupo de militares, hasta el Palacio Municipal, donde quedó depositada y custodiada por una guardia militar. 

El 23 de enero, la Real Senyera participó en la gran manifestación en homenaje al Rey, que transcurrió desde el Parque del Retiro hasta el Palacio de Oriente, acompañada por la Banda Municipal de Valencia, interpretando piezas valencianas. 

La Real Senyera pasó por delante del balcón municipal de palacio, donde estaba el Rey acompañado de varios ministros y de los cardenales valencianos Reig y Benlloch. 

Subiendo la Real Senyera por el balcón, 
años 20. 
Al día siguiente, cuando de nuevo la Real Senyera era llevada hacia la estación de tren para volver a Valencia, la comitiva pasó por el camino por el que Alfonso XIII se dirigía a Sevilla. El vehículo se detuvo y bajando de él, el monarca,  cuadrándose, saludó a la Real Senyera de forma militar. 

Al llegar el tren a Xátiva, fue enganchado al convoy un vagón adornado con flores y banderas, siendo triunfal su entrada en Valencia. 

Llevada a la Catedral, se colocó en el presbiterio durante un Te Deum, posteriormente fue conducida de nuevo al Ayuntamiento, donde quedó depositada. 

Pero, este viaje pasó factura a nuestra bandera, pues presentaba graves signos de deterioro, por estar mal conservada. Así que el 20 de octubre de ese mismo año, el alcalde de Valencia, acordó restaurarla. 



La Real Senyera fue llevada y escoltada a la Casa de la Beneficencia, donde las religiosas de la Caridad de la Orden de San Vicente de Paúl la restauraron, gracias a la magnífica bordadora Angelita Suay que hizo  verdaderamente  una delicada labor.

La Real Senyera durante su restauración en 1925, en la Casa de la Beneficencia. 


Finalmente la bandera regresó al Ayuntamiento de Valencia y se colocó en el vitrina del Archivo Municipal de donde nunca más ha salido. 

La Real Senyera del siglo XVII Conservada en el Archivo Histórico Municipal de Valencia


Ahora, la ciudad de Valencia, necesita una nueva Real Senyera, y ésta no se hizo de esperar. Se confeccionó una nueva, igual a la anterior, que se encargó al industrial textil, Eduardo Sanchis Romero, propietario de una fábrica de tejidos de seda en la calle Quart. 


En esa fábrica había nos jardines que eran frecuentados, por el novelista Vicente Blasco Ibañez, en búsqueda de inspiración para escribir, y tal era la amistada que tenía con el dueño de la fábrica, que le hizo una peculiar petición: confeccionar una copia de la Real Senyera, con la cual ser enterrado el día en que muriera, junto a un puñado de tierra de la huerta de Alboraya. Precisamente, ese año, 1928, concretamente el 28 de enero, un día antes de su cumpleaños, Blasco Ibañez falleció en Francia, y Eduardo Sanchís viajó hasta la población de Mentón, para llevarle junto a un puñado de tierra de huerta, la réplica de la Real Senyera. 


El cuerpo del novelista valencia cubierto con su Real Senyera.
28 de enero 1928
Se cuenta que el encargado de la fábrica que fue  a recoger la Real Senyera al Ayuntamiento para llevarla a la fábrica lo hizo en tranvía, sin escolta alguna. El rumor se escampó por la ciudad y el viaje en tranvía fue "escoltado" por cientos de valencianos que acompañaron su ilustre bandera. 

El fabricante de sedas tuyo la ayuda de un maestro tintorero llamado Julio Testón, especialista en imitar los colores antiguos de los tejidos. 

Procesión de la Real Senyera en octubre de 1928.


En la restauración de 1994. 
Esta Real Senyera confeccionada en 1928 fue la restitución de la del siglo XVII, y es la que sale por las calles de nuestra ciudad en la actualidad. Su peso es de 18 kilos, 5 de ellos corresponden a la cimera de plata. El tisú es de oro fino y el mástil de madera maciza con un peso de alrededor  de 4 kilos. Tiene unas medidas de 3 metros de ancho por 1.83 de longitud. La corona real mide 44 centímetros.

Esta Real Senyera fue posteriormente restaurada en 1959, 1994 y en 2008 coincidiendo con el Año Jaime I, donde se invirtieron 9.000 euros para la restauración del tejido e hilos de oro y 16.000 más para la limpieza y recuperación del mástil y metales, durante tres delicados meses de trabajo.  

La antigua alcaldesa de Valencia, Rita Barberá,
 posando con la Real Senyera tras su restauración en 2008.
 


(Continuará...)



No hay comentarios:

Publicar un comentario