viernes, 8 de junio de 2018

Los geranios mágicos de Valencia


Callejero, ahora que llega el buen tiempo, es momento de recorrer la ciudad, de disfrutar de Valencia en busca de nuevos lugares por explorar y de nuevas historias que conocer que fueron formando nuestras calles… ¡Cuidado! Casi lo pisas.


Mira a tus pies, ahí en la acera, ¿no ves una pequeña ramita verde ?. Se trata de un trozo de geranio que se ha caído desde algún balcón, bien porque el peso de las flores ha tronchado la rama o porque su propietario ha tirado los restos de la poda matutina a la calle.

Si alzas la mirada encontrarás un hermoso balcón, quizás una ventana, cuajada de aromáticas flores de geranio, que van desde el rojo hasta el blanco, pasando por naranjas y rosas.

¿Te dan envidia? No te preocupes, si quieres tener tú también uno, tan hermoso como esos ejemplares, solamente inclínate y recoge del suelo ese trocito. Si afortunadamente no está muy pisado, en muy poco tiempo tendrás un precioso geranio en tu casa.

Para lograrlo es tan sencillo como seguir los pasos que a continuación te mostraré, algo tan fácil que parece magia. Porque esta planta es mágica, ¿lo sabias? En la antigüedad decían que protegían contra las fuerzas oscuras de los brujos, quizás por eso sea tan popular en nuestras ventanas y balcones.

¿Ya has cogido la ramita? Pues volvamos a casa, a hacer un poquito de magia.

(No se me había pasado por la cabeza, hacer una entrada de como enraizar un geranio encontrado en la calle, hasta unos días después de recogerlo, así que no tengo fotografías de los primeros pasos. Pero os voy a recrear un poco con photoshop, utilizando una ilustración botánica, de cómo era el ejemplar. )

El fragmento que tomé era así.
 La punta de una rama tronchada por el peso de las flores. 

Para empezar hay que preparar el esqueje. Primeramente, hay que retirar diversas partes, comenzando por la flor, si es que tiene. Luego, retirar varias hojas, siempre y cuando estas sean grandes, solamente dejar las pequeñas y jóvenes, y como mucho alguna hoja grande para ayudar a la fotosíntesis. (No arrancarlas, pues podéis lastimar las yemas latentes, cortarlas dejando un poquito del pecíolo ) El hecho de retirar estas partes, hará que la fuerza almacenada en el tallo, se dedique solo a echar raíces. Finalmente, cortar la punta del tallo, es indiferente hacerlo en recto o en bisel. Solo es para sanearlo - por si ha sido tronchado - y para que este fresco. 

Hacedlo como os indico en la siguiente imagen.  

Ejemplo de como debería quedaros el esqueje. 

Ahora viene el truco que marcará la diferencia entre si vive o muere. Tenéis que introducir la ramita en un recipiente con agua clara, y cambiarla cada vez que se turbe, sobre cada dos días esta bien.
Colocar el recipiente junto a la ventana para que reciba luz solar, pero no directamente, pues calentaría agua.  Poco a poco se irá obrando la magia.

Tarda alrededor de dos semanas que aparezcan las primeras raíces, cuando le cambies el agua, llegará un día que alrededor del borde del corte del tallo, apreciarás como unos granitos blancos. Eso os indicará que están desarrollándose las rices. La imagen es del 15 de mayo, y podéis ver como aparecen unas pequeñas raicitas. 


Crecimiento de las primeras raíces.
Fotografía: Isabel Balensiya
Cambiar el agua para que siempre este clara, fresca y oxigenada y seguir manteniéndola así para que se desarrollen las raíces, ¡pero cuidado! no lo tengáis mucho tiempo así, porque al final acabaran pudriéndose.

Raíces de centímetro y medio de desarrollo.
Fotografía: Isabel Balensiya

La imagen corresponde al 18 de mayo, en unos pocos días las raíces se han alargado gracias a la luz. Como mucho mantenerlo dos o tres días más así. 

Trasvase a tierra.
Fotografía: Isabel Balensiya
Pasados esos días con mucho cuidado, preparar una pequeña maceta con tierra. Hacer un pequeño agujero con el dedo e introducir con cuidado el tallo, para no romper las delicadas raíces y poner una capita más de tierra. Finalmente regar bien. Imagen tomada el 20 de junio.

A partir de ahora, es tan simple como cuidar la planta, como cualquiera otra. Regadla, pero mantenedla a cobijo, pues aún es delicada para estar en el exterior.  

Brotación.
Fotografía: Isabel Balensiya
Ya estamos a 2 de junio y nuestro Geranio ya empieza a brotar, por una de las yemas latentes que dejamos en la base de un pecíolo. 

Nueva hoja.
Fotografía: Isabel Balensiya
Así es como se encuentra hoy, minutos antes de escribir este texto. Seguiré poniendo fotos de su evolución. En unos meses estará tan hermoso como el que adornaba el balcón del que se cayó.

No hace falta que sea de la calle, también podéis pedir una ramita a algún familiar o vecino.
Se trata de una actividad muy curiosa, sobretodo si tenéis niños pequeños, pues les enseñaréis no solo a "cultivar" su paciencia mientras observan como crecen las raíces, sino también el respeto a la Naturaleza y el cuidado de las plantas que la forman.  


Todas las entradas de los árboles extraordinarios de Valencia, se las dedico a mi abuela, quien me transmitió la afición por la jardinería, y el gusto por los árboles contándome las historias y nombre de todos ellos,  junto con el de las flores. 

ooooOO PARA SABER MÁS OOoooo

CUIDADOS:  

Se trata de una planta que puede nacer y florecer en cualquier época del año. La razón de este hecho es que son hermafroditas y no necesitan polinización para reproducirse. Existen más de 500 especies distintas de Geranio común, del cual se extrae aceite esencial para elaborar perfumes.

Tienen unas flores muy coloridas y unas hojas olorosas siendo una planta que puede alcanzar el volumen de 60 a 90 centímetros de altura. Dando alegría a nuestras casas.
Los Geranios son amantes del sol, y es importante que estén en zonas con mucho sol, si no la planta gastará sus fuerzas en crecer para buscar la luz y dejará de florecer.
El riego tiene que ser frecuente, y no mojar las flores y las hojas, puesto que pueden desarrollar hongos y a su vez atraer a las mariposas.

¡Cuidado con la mariposa africana! Es de color blanco y pone huevos en sus hojas, de ahí salen gusanos que taladran los tallos y devoran la planta desde el interior devorando la sabia. No trasplantar esos esquejes, eliminar los dañados. No hay tratamiento químico. 

ORIGEN: 

Su nombre científico es Pelargonium (del griego πελαργός, pelargós cigueña).
Un término que alude a la semejanza de la semilla con la forma del pico del ave. Pertenece a la familia de las Geraniaceas, procedentes de Sudáfrica, región del Cabo, se introdujo en Europa a principios del siglo XVII, probablemente fue llevada al jardín botánico de Leiden antes de 1600 a bordo de barcos que atracaban en el Cabo de Buena Esperanza. 

Pero no sería hasta 1631 cuando el jardinero inglés John Tradescant el viejo compró unas semillas en París e introdujo la planta en Inglaterra.

En el siglo XVIII Johannes Burman fue quien le dio su nombre botánico. Pronto se descubrió su uso medicinal y las primeras pruebas con raíz de Pelargonium dieron resultados positivos para su consumo tratando infecciones respiratorias, dolor de pecho y cicatrización de heridas. Dos siglos más tarde, el inglés Mayor Stevens se curó de tuberculosis con un tratamiento a base de esta planta, lo que le llevó a comercializarlo al volver a Inglaterra bajo el nombre de Steve´s Consumption Cure. 

HIERBA MÁGICA: 

En la antigüedad se creía que era la planta de la protección. Por eso las personas los cultivaban en los jardines de sus viviendas, o cortabas ramas y las ponían en agua en el interior de las casas. Protege de las serpientes – símbolo del Diablo – Las flores tenían una fuerza mágica que señalaban la dirección en que se aproximaban las brujas o personas malignas.

Los geranios rojos eran para la protección y la fortaleza en la salud, los blancos aumentaban la fertilidad. Los rosas eran para hechizos de amor. Sus hojas olorosas y frescas eran frotadas sobre las puertas y las ventanas para protegerlas para evitar que entren malos espíritus.

Quizás esto solo sea un cuento, o tal vez una tradición pagana que se fue extendiendo por todo el mundo y con el tiempo se haya olvidado el motivo, pero lo que si es cierto, es que nuestros balcones y ventanas están engalanados con esta sencilla planta. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario