sábado, 28 de abril de 2018

La Fuente de la Diosa Flora (Fuentes de Valencia#14)



Plano general de la Fuente de Flora.
Fotografía: Isabel Balensiya. 
PLA DEL REAL
Exposición 

Hoy, 28 de abril, los antiguos romanos conmemoraban el día de la diosa Flora, por eso es el momento ideal para conocer esta fuente que podemos encontrar en los jardines del Paseo de la Alameda.


Pero, antes es conveniente conocer a esta deidad. Flora era la patrona de las flores, de los jardines y de la primavera. Es cierto, que dentro de la corte divina romana existían diversas diosas referentes a la fertilidad, pero no tenían la importancia de Flora, pues a ella se le asocia la primavera y el despertar de la naturaleza. Ella es la fuerza que hace florecer los campos. Las flores, los cereales, la miel, las semillas eran considerados regalos que la diosa otorgaba al hombre.

Aunque se trataba de una divinidad antigua de Roma, se identifica con la ninfa griega Cloris, de quien se cuenta que un día de primavera, estando la ninfa  vagando por el campo, esta fue vista por el dios del viento, Céfiro, quien de inmediato quedó prendado de su belleza. El dios al enamorarse profundamente de la ninfa decidió raptarla y para legitimar su acto decidió casarse con ella. Como regalo de bodas y muestra de amor, Céfiro le hizo entrega a Cloris del Reino de las flores de los jardines y los campos de cultivo, otorgándole también un jardín en el que siempre sería primavera.

Según las crónicas, el culto a Flora fue introducido en Roma por el rey sabino Tito Tacio, quien mandó construir un templo después de la consulta de los libros Sibilinos. Este templo se erigió en la colina Quirinal en Roma. Pero, tras una  sequía que había acontecido alrededor del 241 al 238 a.C. el templo de la diosa Flora cambió de lugar y se reformó el culto, Esta vez el lugar elegido se encontraba cerca del Circo Máximo (Coliseo) en la parte baja de la ladera del Aventino. Este lugar se consagró un 28 de abril en su honor y desde entonces los antiguos romanos lo celebraban, porque Flora era considera como una de las diosas más antiguas del culto romano, y era una de las quince deidades que tenían su propio sacerdote, Flamen Florialis apoyado por el Estado.

Macabramente en el momento de hacer
la fotografía, había una paloma "sacrificada"
en el interior de la alberca. 
Su festividad tomó el nombre de Floralias, y consistía en una serie de procesiones y el sacrificio de animales como ovejas o palomas. Simbolizaba la renovación del ciclo de la vida, marcada con bailes, bebidas y flores. Esta fiesta podía prolongarse hasta una semana,  durante  la que se celebraban los Ludi Florae o juegos de Flora, que llegaron a nuestros días como los Juegos Florales.

En el caso de nuestra ciudad esos Juegos Florales llegarían en 1879 organizados por Lo Rat Penat  y consistían en una lid entre poetas valencianos con el lema de “Patria, Amor y Fe”. Estos juegos concluían con la Feria de Julio en la famosa Batalla de  Flores que se hace en la Alameda, muy próxima a la fuente de la diosa Flora.

La fuente, protagonista de hoy, surgió del proyecto de embellecer los jardines de la entonces recién creada Alameda. Para ello se ideó realizar unos elementos escultóricos, entre ellos la estatua de la diosa Flora que fue un encargo del alcalde valenciano  Francisco Brotóns al escultor valenciano José Piquer. Fue esculpida en mármol blanco de carrara en el taller romano de Piquer.

La Diosa Flora de Alameda
Fotografia: Isabel Balensiya.
La diosa va vestida con una túnica realizada en la técnica  escultórica, paños mojados, que consiste en representar las transparencias del cuerpo humano producida cuando el peplo – túnica sin mangas – está mojado. Flora está recostada sobre un pilar, tiene la pierna izquierda ligeramente flexionada generando la famosa curva praxiteliana, que consiste en la inclinación de la cadera llegando a ser algo pronunciada y en forma de S, creando un elegante contrapposto para evitar el hieratismo. Los pies los lleva calzados con unas sandalias y va peinada con una corona de trenzas y bucles alrededor de la frente. En cuanto a los brazos, uno lo tiene extendido a la altura de la cadera, mientras, el derecho lo alza sobre la cintura mostrando una flor.

Está ubicada sobre un pedestal de estilo clasicista, también de mármol. Se hace destacar con un cestillo de ladrillos rustico y cemento blanco, que se encuentra en el centro de la alberca circular rodeada por surtidores. En su origen albergaba plantas acuáticas, entre ellas nenúfares y calas.



La Fuente dotada de vegetación en 1900.


Todo está rodeado por una barandilla de hierro de formas ondulantes, que se sujeta en bloques de piedra tallados. Finalmente la base es de ladrillo rojo.




Como curiosidad histórica, está recogido en el libro Historia de los jardines valencianos de Aurora Rodríguez, que durante la riada de 1957, la diosa Flora perdió una mano y permaneció sin ella, hasta que un soldado, que el Ejército envió a limpiar el barro de la Alameda, tal vez estudiante de Bellas Artes o quizás modelista, con suma gracia y delicadeza modelo una mano que cuidadosamente le colocó, hasta que se restaurase definitivamente.

Ubicación en el mapa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario