sábado, 25 de noviembre de 2017

Catalina, la novia del Miguel (Campanarios de Valencia#4)


Exquisita orfebrería petra de la torre de "los plateros"
Fotografía: Isabel Balensiya. 


CIUTAT VELLA
La Seu

Callejero, estamos a 25 de noviembre, a un mes de Navidad, hoy se celebra Santa Catalina, y por esta onomástica quiero contarte la historia de otro campanario de la ciudad de Valencia, el de Santa Catalina.

Como bien sabemos, Santa Catalina fue una de las doce parroquias jauminas, que se crearon tras la reconquista en 1238 por Jaume I. Parroquia que fue construida sobre el solar de una antigua mezquita, y con el tiempo el templo gótico sufrió las consecuentes y estéticas reformas de la moda barroca, creando un nuevo campanario, que junto con El Miguelete, son las torres insignia de la ciudad de Valencia.
La primera piedra de esta nueva torre de campanas fue colocada el 5 de octubre de 1688, acabándose de erigir en 1705, y para que quedara constancia de ello, se colocó una lápida conmemorativa que en latín reza:
<< Este suntuoso campanario, a que felizmente se dio principio el año 1688 merced a la munificencia de los feligreses, en el presente año de 1705, cooperando tods, llevólo a cabo y con toda perfección Juan Bautista Viñes. >>

Según cuentan las crónicas, su primer arquitecto fue Valero Viñes, a quien le sobrevino la muerte en 1693, tomando así el mando de las obras su hermano Juan Bautista Viñes, quien fue el precursor de las formas barrocas en nuestra ciudad, que había sido discípulo del gran arquitecto Juan Bautista Pérez Castiel, quien le enseñó la moda del siglo XVII en la construcción.

La presente torre es uno de los campanarios barrocos más bellos  que existen en Valencia, de una belleza sublime e insuperable.
Se trata de una planta hexagonal, de cinco cuerpos coronados por un templete. Los pisos o cuerpos se pueden percibir desde el exterior por los cordones de piedra que rodean la torre. Las ventanas son abocinadas delicadamente barrocas, que permiten la iluminación del interior de la escalera. Escalera que según cuenta la leyenda urbana, no fue pedida en el contrato, y por lo tanto el arquitecto Viñes no construyó, y que habiéndose dado cuenta de este gran fallo arquitectónico, diseño una elegante y cómoda escalera de caracol.


La olvidada escalera. Fotografía: Isabel Balensiya. 


Vista al Miguelete, desde Sta. Catalina.Fotografía: Isabel Balensiya. 
Al igual que su novio El Miguelete, la torre de Santa Catalina, está profusamente adornada en la zona del cuerpo de campanas, con una serie de columnas salomónicas, con guirnaldas, enmarcando el vano, o portal rematado con un arco de medio punto.


Finalmente en el remate del campanario,  la terraza fue rodeada por una balaustrada de piedra, y para darle más altura a la torre (56 metros) se construyó un templete de doble altura, cubriéndolo todo con una cúpula con escamas petras, sobre ella el orbe mundi, y una veleta con la iconografía de la santa mártir y la cruz.
Una hermosa torre que costó a la ciudad de Valencia un precio de 10.000 ducados. Tanta importancia tuvo la presencia de dicha torre, que al final del siglo XIX, al abrirse la Calle de la  Paz, orientaron la vía para que al final de ella se alzara la vista de esta hermosa construcción. 
  

Una vez acabada, la bella Catalina necesitaba una voz, y esta vino con acento anglosajón, puesto que las campanas que sonarían en ella fueron de manufactura inglesa. Fue en el año 1729 cuando la entonces parroquia pensó que era insuficiente con las dos antiguas campanas de la torre medieval. Ahora necesitaban dotar de más voz a la novia de El Micalet. Para ello contactaron con un fundidor londinense, Richard Phelps, que fundió 6 hermosas campanas de gran calidad, acorde a la magnificencia de nuestra torre.

Campanas que los valencianos barrocos llamaron Luteranas, por su procedencia inglesa, las cuales llegaron en barco desde Londres hasta el puerto de Valencia, de ahí subieron por el navegable Túria de la época, hasta el puente del Real, donde colocadas en carros  profusamente adornados con guirnaldas, cintas de seda y murta, este hecho fue la expectación del año en Valencia. 
La mayor de esas campanas, fue la dedicada a la santa titular Catalina. Dicha campana con un peso de 1750 kilos, sufrió la desgracia de ser desprestigiada con el apodo de La Charra, por su parecido a una tinaja invertida. Tenía grabado sobre su broncínea superficie la inscripción de Ricardus Phelps Londini me fecit, como apuntó el cronista Tomás Güell.
La Catalina y sus cinco hermanas tuvieron un triste final, ya que fueron destruidas en 1915, cuando fue llevada a la parroquia de San Agustín, donde fue refundida para dotar de nuevas campanas a la torre neogótica, creando tres campanas nuevas y de tamaño menor.
Mientras que el resto de las “luteranas” fueron también refundidas para dotar de bronces a San Agustín y San Martín, en 1936.

El Eloy y al fondo la Asunción, 207 y 119 kgs.Fotografía: Isabel Balensiya. 

A días de hoy cuando existe la conciencia histórica y la importancia patrimonial, debido a la relevancia que tuvo esta gran campana Catalina, la mal llamada “Charra”, se ha pensado rehacer una réplica de dicha campana. Una idea surgida de una asociación de campaneros valencianos, junto con el sacerdote de Santa Catalina Martír. Un gran proyecto histórico cuyo presupuesto asciende a  60.000 € entre la fundición del bronce y la creación de su correspondiente yugo y errajes.

Por eso para hacer realidad el sueño de la antigua parroquia jaumina de contar con una gran campana, se pide a los valencianos que quieran colaborar con la gran labor de aumentarle la voz a la bella Catalina, ya sea a título personal, como de importantes fundaciones o asociaciones, que ayuden a financiar la campana y que La Charra vuelva a nacer de nuevo y que su sonido despierte todas las mañanas a los valencianos, devolviendo a la ciudad parte de su pasado sublime y barroco. 

domingo, 5 de noviembre de 2017

Los ojos de Tiresias miran Valencia. (Los ojos de Tiresias #1)





Callejero después de ver varias aberraciones en nuestra ciudad he decidido abrir una nueva serie de artículos en Callejeando por Valencia. La cual he decidido llamarla “Los ojos de Tiresias”.
Ahora te preguntarás ¿Quién era Tiresias?
Se trata de un personaje de la mitología griega, un adivino tebano, un anciano ciego y sabio envuelto en gran misterio. 

Según cuenta la leyenda, cuando era un adolescente se encontraba cazando en el monte Helicón, y al acercarse a una fuente a refrescarse se encontró a la diosa Atenea bañándose en compañía de las Ninfas, entre ellas la propia madre de Tiresias. La diosa lo sorprendió y lo dejó ciego para siempre, pero por intermediación de su madre, le fue otorgado el don de la adivinación y el de la larga vida.
Porque Tiresias había visto, y podía contar, lo que no debía contar. Consecuencia de ello perdió sus ojos.

La metáfora de la historia consiste en que la ceguera está relacionada con la facultad de profetizar o interpretar el presente, porque Tiresias no se quedó ciego por ver a la diosa desnuda, sino por castigo de entrar en sitio sagrado. Por hacer algo que estaba prohibido.
La ceguera es el castigo por haberse sobrepasado, y la historia cuenta que no se tiene que hacer ciertas cosas, que hay cosas que no se tienen que ver. Que el  sobrepasarse se paga, y en ocasiones puede ser caro e irreversible. Produciendo la pérdida de la visión… 

Así pues los valencianos nos estamos quedando ciegos, Ciegos como lo fue Tiresias.
Porque hay algunos están haciendo cosas “prohibidas”, están sobrepasando los límites de lo permitido, de lo sagrado…  ¿y cómo lo hacen? Muy sencillo, atentando contra el Patrimonio, nuestras costumbres y tradiciones.

Por ello, esto va dedicado a todos los Tiresias , que andan sueltos por la ciudad cometiendo sacrilegio: pintando con grafitis los puentes góticos de la ciudad, la basílica de la virgen, rompiendo estatuas, o ensuciando y propagando la basura por sitios que para nuestros antepasados eran sagrados y se encontraban las tumbas de sus familiares.

Quizás estas palabras mías, se las lleve el viento… pero por intentarlo no cuesta nada, y desde aquí hago otro llamamiento a vosotros valencianos, y os pido que no seáis como Tiresias, no quedaros ciegos por "profanos", ni tampoco os hagáis los ciegos ante estas cosas y haced algo para proteger nuestro Patrimonio. Algo tan simple como RESPETANDO los lugares históricos.
Porque como sigamos así, con estas acciones, la Valencia de nuestros antepasados, desaparecerá de nuestra vista, y no porque no hayamos quedado ciegos, sino porque la habremos destruido.



********************************************************************
A continuación os dejaré unos ejemplos de lo que me refiero.



CASO: PINTADAS EN PORTAL DE VALLDIGNA
Fecha: 20 de febrero.
La crítica que hice a través de Facebook:

<< De verdad no lo entiendo... ¿Que ganan haciendo esto ? Si bueno... que salga en presa o en las redes sociales criticando. Pero ¿Que les otorga? ¿Acaso hay alguna recompensa? Cuando veo esto un fuerte pinchazo me recorre el cuerpo, quizás mi alma artística se lamenta así... esto me hace preguntarme ¿entonces que siente la persona que hace esto? ¿Será valenciano? ¿Qué tipo de cultura y respeto le han enseñado?
Señores... de verdad es muy triste observar cómo atentan contra el patrimonio de tu ciudad.>>





CASO: PUESTOS DE BEBIDA EN SANTA CATALINA
Fecha: 28 de junio.
La crítica que hice en Facebook:

<< ¿Acaso habrá un concurso sobre esto, y Valencia quiere ganarlo?
¡¡ Por favor parad ya de hacer estas cosas !! Tenemos que respetar nuestro Patrimonio, ese muro cuenta historias de nuestro legado, de lo esperpéntico que podemos arreglar una pared, y del vestigio de unos arcosolios, que en tiempo atrás fueron las tumbas de algunos nombres y adinerados de la ciudad.
Hay que tener un respeto por el sitio, además de ser un antiguo lugar de enterramiento cristiano está en la fachada de una iglesia. Y por lo tanto (dejando de lado la ley del patrimonio) es un lugar de leyes "divinas" y eclesiásticas. ¿Acaso estas personas, les gustaría dentro de 700 u 800 años que alguien sobre el lugar donde descansaron sus cadáveres colocarán una barra de bar? Curiosa pregunta... quizás sí que les gustaría tener una barra de bar dispensadora de cerveza y otros licores. Pero realmente alteraría el recuerdo de que aquello en un tiempo atrás fue un lugar sagrado.

sinceramente, seamos o no creyentes, seamos de una religión u otra, un lugar sagrado sea a la divinidad que sea, o simplemente pagano a los espíritus de la naturaleza... SIEMPRE hay que respetarlo .>>

Fotografía de Circulo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural.


CASO: EL BAR DE SANTA CATALINA
Fecha: 5 de noviembre 
La crítica que encontraréis en mi Facebook: 

<< Unos meses atrás ya estuve comentando, que habían instalado una barra de bar delante de los arcosolios de santa Catalina, antiguas capilla funerarias que la iglesia tuvo en la antigüedad. Y que desde mi punto de vista es una falta de respeto hacía la memoria de los que allí una vez reposaron, y sobre todo por utilizar el patrimonio arquitectónico de tal modo.

Así pues tenemos una nueva moda en la ciudad, "Los Arcosolios de Santa Catalina" una nueva barra de bar un tanto improvisada y algo rústica, pues las copas se apoyan sobre la antigua piedra de un edificio BIC... Quizás  es que sea yo algo ignorante y no me haya enterado de que BIC puede que sea las siglas de "BEGUDA I CIGARRESTS" ... o quizás son ellos, los que no se han enterado que BIC significa: BIEN DE INTERES CULTURAL.

Porque si no os habéis fijado, cuando pasas no solo están las copas con los resto de bebida, sino también los restos de cigarrillos, otras cosas "decorando" el lugar, dándole esa imagen tan característica y propia que tiene otro barrio de Ciutat Vella, como es El Carmen, donde el olor a resto de bebida, se junta con el de orines.
Por desgracia no hay nada, ni nadie que indique que esto, no se debe realizar. La gente hace ojos ciego de esto, no mira, ni tampoco quiere mirar, así que si tú eres de los que sale de fiesta, por favor deja tu copa encima de la mesa, o en algún sitio apropiado, porque no cuesta nada. Y si eres padre jóvenes festeros, di a tus hijos que después de la fiesta, hay que recoger lo utilizado.
Porque es un gesto que no lleva más de unos pocos segundos, y al día siguiente la ciudad se despierta recogida y limpia. >>








CASO: PUERTA ROMÁNICA DE LA CATEDRAL DE VALENCIA 
Fecha: 16 de diciembre.
La crítica que encontraréis en mi Facebook: 

<< Unos desconocidos queman la puerta románica de la Catedral de Valencia. Esta es la puerta original que se instaló en La Seu durante su construcción, alrededor del año 1270.
Pero serán hijos de ****. ¡Que manía tienen algunos de destruir nuestro patrimonio!...
ahora intentan destrozar la puerta de la catedral, pero... ¿porque? ¿que objetivo hay detrás de esto?  Si es para pasar el rato, pues que hagan sodukus... o mejor aún: que estudien historia de Valencia, a ver si así se les despierta el sentimiento de patriotismo o conservacionismo del patrimonio, del legado y memoria de nuestros antepasados. 

Realmente si llegaran a pillar a quienes lo han hecho, que los pusieran a restaurar la puerta, quizás así les serviría de escarnio y se lo pensarían dos veces antes de actuar. 

De verdad señores, como esto no se ponga remedio, acabaremos ciegos como Tiresias. >>



ACTUALIZACIÓN Estado de la puerta después del incendio.
Fotografía que realicé el 9 -2- 2018



OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO





CASO: SOLAR DE LA CALLE DEL SALVADOR
Fecha: 12 de enero.
La crítica que encontraréis en mi Facebook:

<< El solar de la Calle Salvador, un pequeño lugar donde se hallaron unos restos romano, se valló el lugar a la espera de poder excavarlos, investigarlos y hacer algo con ellos... Pues es un lugar que conozco muy bien, prácticamente TODA mi vida, porque lleva así un poco más que 20 años en ese estado. Convirtiendo el pasado imperial de Valentia, en un solar donde anidan bichos, ratas y crecen hierbas de toda índole.
Se trata de un solar cercado, alrededor de una estrecha acera por la cual caminar, y que sales a la plaza junto al Almudín, ves el complejo arqueológico de la Almoina y el majestuoso cimborrio de la Catedral. Esta es la visión del turista, o del valenciano que recorre esta calle desde Blanquerías hasta la plaza de Junio Bruto. No solo eso, sino que junto a este lugar, se encuentra la iglesia del Salvador - que da nombre a la calle - en este lugar se encuentra la famosa imagen que fue rescatada de las aguas, un lugar clave para los amantes del arte o las leyenda, y se llevan también la imagen de este solar. Solar, que todos los dias los vecinos miran desde sus ventanas, no siendo un jardín agradable que contemplar, donde los indecentes lanzan restos de basuras, quizás porque han escuchado esta frase que dice: "colabora con los arqueólogos del futuro... entierra cosas". 
Pues bien, como sigamos así los arqueólogos del futuro, disfrutaran sacando los restos de lo que hayen, porque esto señores, como no se solucione, va para largo. >>



Fotografía del periódico que recoge la noticia.

CASO: PINTADAS VANDALICO-POLÍTICAS EN LA LONJA DE LA SEDA
Fecha: 9 de febrero.

La crítica que encontraréis en mi Facebook:

<< Nunca hay que mirar el periódico el día de tu cumpleaños, o puedes encontrarte estas noticias tan desagradables sobre el patrimonio histórico de tu ciudad... Tiene gracia el asunto, pues unos días antes de que esta noticia apareciera pasé por la Lonja, contemplando su arquitectura en uno de mis largos paseos por la ciudad. Fue un momento mágico al atardecer (y frio) mientras miraba la Lonja, los Santos Juanes y me perdía finalmente por las callejuelas de la espalda hacía la Iglesia de la Compañía. Pensé en lo hermoso que es el edificio... y días después va y me veo con esto. Que alguien ha decidido pintar de cualquier manera el nombre de diversos grupos políticos en las puertas del edificio(dejando de lado el tema político a que mi personalmente no me interesa en absoluto partido alguno). La pregunta es y la vuelvo hacer ¿tanto se aburren para hacer esto? Sinceramente si tanto se aburren que se dediquen a estudiar la Ley del Patrimonio Valenciano, que es sumamente entretenida de leer... Porque la verdad, ¿que ganan con estos actos? ¿la adrenalina del momento ? Acaso se creen valientes como un tigre cada vez que cogen un spray y pintan en los monumentos. Ojalá los cogieran a estos vándalos y que realmente fueran valientes tigres... ¿Porque digo esto? No se si lo sabéis... pero un tigre de un lametazo puede arrancar la pintura de la pared.>> 

miércoles, 1 de noviembre de 2017

El Eucalipto del Cementerio de Valencia. (Árboles Extraordinarios


El eucalipto de la entrada del cementerio.
Fotografía Isabel Balensiya. 


JESÚS
Camí Real

Callejero quizás en una de tus visitas al cementerio de Valencia, hayas oído un leve murmullo que te haya hecho estremecer el alma... tranquilo que no son las voces de los muertos que moran en esos muros que se levantan a tu alrededor. Mira más arriba de ellos y podrás admirar un gran árbol en una de las entradas a la necrópolis.

Se trata de un ejemplar de Eucalipto blanco o común (Eucalyptus globulus). Este árbol es originario de Australia, - donde podemos encontrar hasta 700 especies distintas - pero gracias a su rápido crecimiento se extendió por todo el mundo para utilizar su madera para la industria papelera.

Es una especie perenne de porte recto, que puede sobrepasar los 60 metros de altura. Es fácil identificarlos por su característica corteza de color marrón clarito que se desprende a tiras, que deja marcas grises en la corteza inferior con un tacto más liso. Sus hojas son alargadas de color que varían desde un gris a un verde azulado que contienen un aceite esencial, con un olor balsámico con propiedades curativas, lo podemos utilizar como desinfectante natural y para despejar las vías respiratorias.

Aborigen australiano haciendo sonar el didqeridoo
Sin duda es un árbol que tiene mas beneficios que maleficios, pero cuentan que donde es plantado no crece nada más ya que con sus poderosas raíces va succionando toda el agua y nutrientes de la tierra para alimentarse, además de que crece muy rápidamente en relación a otros árboles. Pero hoy en día de Todos los Santos, no es momento para hablar de botánica, sino de historias de ánimas y la de este árbol tiene algo que ver con el dia de hoy: Cuenta la leyenda que en el origen de los tiempos, había un grupo de aborígenes australianos buscando leña para hacer una fogata para claentarse antes de que cayera la noche y mientras se afanaban en recolectar la leña en el bosque, empezaron a escuchar un extraño sonido. El miedo les hizo detenerse y salir corriendo, pensando que eran espíritus de muertos y seres malignos que les susurraban para espantarlos, pero comprendieron los que allí se quedaron intrigados, que ese sonido era un tanto agradable, y observando las ramas de eucalipto se percataron que el sonido era del viento que se filtraba a través del tronco de un eucalipto que estaba ahuecado por las termitas. Esta anécdota dio origen al didqeridoo, un largo instrumento de viento hecho de madera, que se utiliza en ritos antiguos para conectarse con los espíritus de los antepasados. 

Ubicación en el mapa 


Todas las entradas de los árboles extraordinarios de Valencia, se las dedico a mi abuela, quien me enseñó la afición por la jardinería, y el gusto por los árboles contándome las historias y nombre de todos ellos junto el de las flores.